• Químicos evalúan si sirven el bicarbonato, el agua oxigenada y el carbón para blanquearse los dientes

    Químicos evalúan si sirven el bicarbonato, el agua oxigenada y el carbón para blanquearse los dientes

    Encontré este interesante el artículo sobre el blanqueamiento de LUN.com sobre blanqueamiento dental .
    Los componentes como el bicarbonato, la piedra pomes y el agua oxigenada pueden producir blanqueamiento dental, de hecho algunas pastas dentales y productos odontológicos para blanqueamiento dental contiene e estos componentes, pero no recomiendamos usarlos de manera pura porque puede producir daños en el esmalte dental, por ser muy abrasivos.

    Químicos evalúan si sirven el bicarbonato, el agua oxigenada y el carbón para blanquearse los dientes.

    Además, un grupo de odontólogos analiza las prácticas populares


    Fuente: www.lun.com

    Además, un grupo de odontólogos analiza las prácticas populares 

    Químicos evalúan si sirven el bicarbonato, el agua oxigenada y el carbón para blanquearse los dientes 

    En las culturas antiguas, usaron piedra pómez y la orina, ya que la urea se descompone en amoniaco.

    S i usted pensaba que el blanqueamiento de dientes es una moda actual, está ciento por ciento equivocado ya que esta práctica la conocían bien los antiguos egipcios, que idearon una mezcla de piedra pómez pulverizada y vinagre de vino para lucirlos impecables. Desde esa remota época, los métodos han variado, pasando por los caseros, que sugieren los amigos o los youtubers, hasta los sofisticados, que se realizan en clínicas odontológicas.

    Efecto bicarbonato

    “Se puede utilizar porque es abrasivo, al ser un sólido. Si se mezcla con sal es más potente”, comenta Claudio Bravo, doctor en química forense ambiental, académico del Instituto de Ciencias Químicas de la Universidad Austral. “Los resultados del bicarbonato responden a que produce una especie de limpieza mecánica, más que química, que es lo que genera un blanqueamiento realmente eficaz”, sostiene Juan Ojeda, doctor en química, académico de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso.

    El especialista advierte que “el bicarbonato se debe utilizar en medidas y concentraciones bajas porque de lo contrario pueden producir daño al esmalte y a la mucosa bucal por las propiedad que tienen”.

    Peróxido de hidrógeno

    “Es el nombre químico del agua oxigenada, que sí genera un efecto químico de óxido-reducción sobre los dientes provocando un blanqueamiento”, explica Ojeda. La reacción de óxido-reducción ocurre cuando un compuesto se oxida y el otro se reduce, en este caso el agua oxigenada se convierte en agua y los pigmentos adheridos al esmalte se oxidan, destruyendo estos compuestos. Pero ojo, el esmalte puede recibir un daño irreversible. Sucede algo muy similar que con el bicarbonato. “Es un agente blanqueador por naturaleza, debido a la cantidad de oxígeno que posee, oxidando el esmalte”, agrega Bravo.

    Peróxido de Carbamida

    “Es un químico autorizado por la sociedad dental americana (conformado por agua oxigenada y urea). Este agente tiene incorporado un peróxido, que es una mezcla de urea y agua oxigenada, siendo absolutamente seguro en una concentración baja, entre 10% y 15%, que genera un efecto blanqueador”, precisa el odontólogo Abelardo Báez, académico de la Facultad de Odontología de la Universidad Andrés Bello.

    Carbón activado .

    “Es un polvillo, no un sólido, que se usa para tratamientos de aguas donde se absorben los contaminantes o sustancias de origen orgánico. Su propiedad fundamental es absorber. No creo que sirva para blanquear los dientes, pero sí para eliminar el olor”, estima Bravo. Macarena Soto, cirujana dentista, directora de la clínica HDent, aporta que “el carbón activado en la dentadura tiene un efecto abrasivo. Penetra directamente en la primera capa de los dientes, provocando que se debiliten, llegando incluso a perder parte del esmalte”.

    Amoniaco

    “En algunas culturas se usaba la orina como un enjuague bucal, pero este es un dato histórico”, comenta Báez. En tanto, el químico Ojeda explica que “en la antigüedad usaron primero la orina para blanquear la ropa, sin estar conscientes que la urea, presente en la orina, se descompone en amoniaco producto de una enzima. Luego, la ocuparon para lavarse los dientes”. Ojo, eso es cosa del pasado. El químico porteño explica que su efecto se debe a la alcalinidad del amoniaco (pH alto), pero para que tenga resultados se tiene que aplicar en sesiones prolongadas. “Ingerir amoniaco sí sería peligroso si se tomara de manera pura”, aclara.

    Alteración de color

    “Lo que primero que hay que detectar es si hay alteración de color: puede ser que naturalmente tengan un color más amarillo. También puede ocurrir que exista una fluorosis dental (anomalía de la cavidad oral); una tinción (teñido) por un medicamento como la tetraciclina; un trauma; un quiste; o por muerte del diente”, precisa el Báez. Recuerda que “existe el blanqueamiento dental realizado en una consulta odontológica y también es posible hacerlo en la casa, siempre y cuando esté supervisado por un profesional que entregue las indicaciones. Todo lo demás, no es recomendado”.

    ¿Por qué se tiñen los dientes?

    “Las manchas de los dientes por café, tabaco, vino tinto y otros alimentos, se remueven a través de una profilaxis dental”, precisa Báez y asegura que cáscaras varias para blanquear y “hasta las cenizas que se usa en el campo, práctica asociada al poder abrasivo de estas últimas, no son recomendables”.

    Leave a reply →

Deja un comentario o pregunta

Cancel reply

Photostream